El objetivo final de esta técnica de Sanación es la de alinearnos con la Energía Divina y restaurarnos la salud en todos los niveles

MAESTRA KWAN YIN

MADRE KWAN YIN. Diosa de la Misericordia compasión y perdón .

AGREGAME COMO AMIGO/A Y SIGUEME. GRACIAS

Seguir por el Blog

Mostrando entradas con la etiqueta Frases inspiradoras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Frases inspiradoras. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de marzo de 2018

Cuál es…


En tu memoria, mi amado hijo Adrián, mi Ángel de Amor y Luz
Te amo, mi amor puro y verdadero.
El día más bello: hoy.

La cosa más fácil: equivocarse.
El obstáculo más grande: el miedo.
El error mayor: bajar los brazos.
La raíz de todos los males: el egoísmo.
La distracción más bella: el trabajo.
La peor derrota: el desaliento.
Los mejores profesores: los niños.
La primera necesidad: comunicarse.
Lo que hace más feliz: ser útil a los demás.
El misterio más grande: la muerte.
El peor defecto: el malhumor.
La persona más peligrosa: la mentirosa.
El sentimiento más ruin: el rencor.
El regalo más bello: el perdón.
Lo más imprescindible: el hogar.
La ruta más rápida: el camino correcto.
La sensación más grata: la paz interior.
El resguardo más eficaz: la sonrisa.
El mejor remedio: el optimismo.
La mayor satisfacción: el deber cumplido.
La fuerza más potente del mundo: la fe.
Las personas más necesarias: los padres.
La cosa más bella de todas: EL AMOR.
Teresa de Calcuta




Poesía que inspira: Enseñarás a volar, de Teresa de Calcuta




Dedicado a mi amado hijo Adrián, mi Ángel de Amor y Luz
Sobre los hijos:

Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño.
Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.
Sin embargo…
en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, perdurará siempre la huella
del camino enseñado.


Teresa de Calcuta

AMAR LO QUE UNO HACE. Teresa de Calcuta

«No es lo importante lo que uno hace, sino cómo lo hace, cuánto amor, sinceridad y fe ponemos en lo que realizamos. Cada trabajo es importante, y lo que yo hago, no lo puedes hacer tú, de la misma manera que yo no puedo hacer lo que tú haces. Pero cada uno de nosotros hace lo que Dios le encomendó».
«Sólo siendo sinceros y trabajando con Dios, poniendo en ello toda nuestra alma, podremos llevar la salvación a los demás. Pero para ello es necesario que no perdamos nuestro tiempo mirando y deseando hacer lo que hacen los demás».
«No es tanto lo que hacemos cuanto el amor que ponemos en lo que hacemos lo que agrada a Dios».
«Mientras el trabajo sea más repugnante, mayor ha de ser nuestra fe y más alegre nuestra devoción».
«No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar».
«A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota».